En la agricultura natural se llevan a cabo un conjunto de técnicas con las cuales se tiende a reproducir lo más fielmente posible las condiciones naturales, consiguiendo de este modo una calidad única de los alimentos que se producen con este sistema, y reduciendo considerablemente las aportaciones de recursos externos al sistema.

 “Si durante millones de años, la naturaleza se abrió camino sin la intervención humana y hoy en día encontramos el legado de su actuación, vegetales, animales, microorganismos… ¿Por qué intervenir entonces artificialmente si la naturaleza puede producir todo lo que necesita por sí misma?”

 El impulsor de este tipo de agricultura es Masanobu Fukuoka, en cuya trayectoria profesional, ha sido y es biólogo, agricultor y filósofo japonés. A los 25 años de edad dudó sobre las técnicas utilizadas en la agricultura convencional moderna, y comenzó una nueva forma de producir de manera ecológica, así en los años 70, comienza su movimiento, el cual lleva su propio nombre, el método Fukuoka, que se basa en la comprensión de los microecosistemas del suelo.

 El mismo Masanobu denomina Agricultura Natural Mahayana, que se basa en comenzar dando y posteriormente recibir de forma natural, en lugar de exigir a la Tierra al máximo hasta agotarla. Las técnicas utilizadas, aunque algunas arraigadas a la cultura y técnicas japonesas en la agricultura, se enmarcan dentro de la filosofía y estrategia de cultivo llevada a cabo por la Permacultura. Tanto la agricultura natural, la permacultura o la agricultura de conservación pueden ser llevadas a cabo tanto en la agricultura profesional como en un huerto ecológico a pequeña escala.

 La base del método Fukuoka es atender al momento adecuado para llevar a cabo las diferentes actuaciones en el cultivo y el suelo, consiguiendo de este modo el ahorro de trabajo y la optimización en las tareas agrícolas. Hay que respetar los ciclos y fisiologías naturales de las plantas y los seres que habitan en ellas, de tal modo que el desarrollo de las plantas se verá potenciado. En muchas ocasiones la optimización de los recursos y la mejor manera de respetar el equilibrio de las plantas es no actuar con maquinaria en el suelo, ya que rompe la estructura y los ciclos biológicos que están establecidos en el medio edáfico.

 Podríamos decir que la agricultura natural, según su impulsor que le da nombre al “método Fukuoka”, se basa en unos principios de actuación o de “no actuación”:

 – No hacer roturaciones o labranzas de suelo, ya que de este modo rompemos la estructura, y desequilibramos el medio en el que conviven multitud de fauna (lombrices, insectos) y microorganismos, los cuales de forma natural mantienen y potencian la fertilidad del suelo. Al no actuar sobre el suelo, las condiciones de humedad y microbiología se mantienen durante más tiempo en los cultivos.

 – Al igual que en otros modelos de agricultura ecológica, en la agricultura de Fukuoka, no está permitido el uso de abonos ni fertilizantes químicos. Es la propia naturaleza viva que existe en el suelo, la que de forma sinérgica y natural, establece equilibrios biológicos entre sus agentes, hongos, bacterias, microfauna, y las plantas para que de este modo la fertilidad del suelo se mantenga y aumente con el tiempo.

 – Del mismo modo, en el manejo de las hierbas espóntáneas, también llamadas malezas, que existen en los sistemas de cultivo, forman parte del campo y por tanto hay que respetarlas ya que cumplen con una función ecosistémica, dando comida y refugio a animales e insectos beneficiosos. Con este enfoque, las hierbas adventíceas y espóntáneas hay que controlarlas pero no eliminarlas del sistema. Tampoco está permitido el uso de pesticidas de síntesis, Masanobu Fukuoka defiende el equilibrio natural entre animales, insectos y plagas en los cultivos.

 No podar las plantas, de tal modo que cada vegetal exprese su forma de crecer y de establecer su espacio, no forzando un hábito de crecimiento artificial de los vegetales.

 En la agricultura natural, existe una técnica de meter las semillas en esferas de arcilla, este método se llama Nendo Dango, que en japonés siginifica bola de arcilla.

Semillas en bolas de arcilla (Nendo Dango)

nendo dango, bola de arcilla, agricultura natural

La técnica de las bolas de arcilla es un método de siembra, mediante el cual no es necesario y por tanto nos evitamos el tener que hacer una labor al suelo. Las bolas son dependiendo del tamaño de la semilla que se envuelva, entre 2 y 3 cm, el material que se usa es una mezcla de arcilla y material orgánico, bien compost, paja, estiércol, etc. Una vez mezclados los materiales, se humedecen y se van formando las bolas, se dejan secar y se guardan hasta cuando llegue el momento de la siembra cuando las esparciremos por el campo.

 Mediante la técnica de las bolas de arcilla, cuando se esparcen las semillas en el campo, a la primera lluvia, la mezcla de arcilla y materiales orgánicos, absorberán la humedad y por tanto la semilla germinará. Hasta el momento de la germinación, las semillas habrán estado protegidas frente a aves, roedores, hormigas, insectos, por tanto es un modo de garantizar un mayor éxito en la plantación. 

 Para evitar que el suelo se deseque en exceso, Fukuoka propone dejar los restos de cultivo o rastrojos cubriendo la superficie del suelo, de este modo estará más protegido frente a los rayos solares y por tanto mantendrá más la humedad, y servirá de acolchado o mulching y así evitar en cierto grado la germinación de las hierbas adventíceas, espontáneas o silvestres.

 También este modelo de producción, propone las rotaciones de cultivos como una práctica que mejora las condiciones del suelo y previene de enfermedades a los cultivos.

 Los abonados verdes, entre los que el método de Fukuoka hace hincapié en el trébol blanco, que es una leguminosa que usada en la asociación de cultivos enriquece en nitrógeno el suelo. Además el trébol blanco cubre el suelo y hace que por competencia de luz no nazcan otras hierbas o malezas, de este modo hace tanto la función de nutrir el suelo como de “herbicida”.

 Además de su uso en la agricultura y la producción orgánica de alimentos, la agricultura natural, tiene también sus aplicaciones en el campo forestal, reverdecimiento de zonas áridas y en la regeneración de suelos deteriorados por la agricultura convencional.

 Libros de Masanobu Fukuoka traducidos al español

 Traducidos al castellano, del autor Masanobu Fukuoka podemos encontrar los siguientes libros:

 – “La revolución de una brizna de paja”, Masanobu Fukuoka habla sobre las técnicas de no laboreo, y como éste rompe los equilibrios biológicos que se establecen en el suelo.

 «Sembrando en el desierto»,  en este libro el autor narra los viajes, ideas y reflexiones de la última etapa de su sabia vida, en la que inspiró a miles de personas en todo el mundo y pasó los años de su existencia entregado al propósito de la regeneración de los suelos…

Hola, mi nombre es Sebastián, como apasionado de la agricultura ecológica que soy, me encantaría ayudarte a que consigas producir alimentos sanos y ecológicos, ya seas un agricultor profesional o simplemente aficionado. Seguro que saldrá bien!! Si quieres saber más de mí haz click aquí.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales, y no te cortes, si tienes alguna duda hazme un comentario

Suscríbete y estarás al día en las últimas publicaciones

Suscríbete y estarás al día en las últimas publicaciones

Tu suscripción ha sido realizada!!

Share This